Tlfnos: 686 193 611 - 649 071 466 - 627 515 473
Métodos no farmacológicos para el dolor del parto

Tras el artículo anterior el dolor del parto, quiero hablaros de recursos que nos ayudan a llevar mejor el dolor, no hablo de analgesia epidural porque ya es un método altamente conocido y extendido, mi objetivo es que conozcamos otros recursos que nos pueden ayudar si no queremos o no podemos utilizar la epidural, aquí os dejo una revisión de los diferentes métodos no farmacológicos con los que contamos:

– Inmersión en el agua: la eficacia de esta técnica en el alivio del dolor está clara. Sumergir a la mujer a partir de los 5 cm de dilatación en agua a 32-36º, hace que el dolor disminuya y que el parto vaya más rápido. Este efecto se consigue sobre todo los primeros 90-120 minutos, por lo que después de ese tiempo el efecto analgésico disminuye.

– Inyección de agua estéril en el rombo de Michaelis: consiste en la administración de 0.1-0.5 ml de agua estéril intradérmica en la zona lumbar, formando unas pápulas de agua que bloquean la trasmisión del dolor. El Rombo de Michaelis se encuentra en la región lumbosacra. El efecto comienza a los pocos segundos tras una inicial sensación de escozor y puede durar hasta 90 minutos.  Se ha demostrado la efectividad de esta técnica en uno de cada tres partos, y se aconseja debido a su simplicidad y falta de efectos adversos.

– Acompañamiento continuo: el apoyo emocional y físico por parte de una persona del entorno de la mujer hace que esta tenga menos necesidad de analgesia y esté más satisfecha con el resultado de su parto. Por tanto, está de sobra demostrado que la mujer debe estar acompañada en todo momento por quien ella elija.

– Libertad de movimientos y uso de esferodinamia: la deambulación y la adopción de posturas elegidas libremente por la madre en cada momento del parto son beneficiosas para el progreso de este y disminuyen el dolor, precisando menos analgesia que las que quedan postradas en la cama. La utilización de las pelotas de Pilates hace que la mujer adopte posiciones antiálgicas y de balanceo que la relajan y hacen controlar el dolor.

– Acupuntura: inserción de agujas finas en la piel en diferentes partes del cuerpo según el objetivo perseguido, estaría indicado para el dolor lumbar. Actúa bloqueando la transmisión de los estímulos doloroso y estimulando la producción de endorfinas que reducen el dolor.

Diferentes estudios hablan de que reduce la necesidad de analgesia epidural, el tiempo de parto, y  la ansiedad en la mujer, sin embargo  hacen falta más estudios para asegurar la eficacia de este método. Ya que los que existen tienen errores metodológicos o muestras pequeñas, y son insuficientes.

 – Acupresión: es un método terapéutico que también procede de la medicina tradicional china al igual que el anterior. Consistente en la aplicación de presión y masaje fuerte con diferentes partes de la mano, utilizando diversos grados de firmeza. La presión se ejerce de manera especial sobre puntos acupunturales y musculares.

En un reciente ensayo se habla de la eficacia de esta técnica en la disminución del dolor e incluso en el tiempo de dilatación.

 – TENS (Estimulación eléctrica transcutánea): consiste en un generador de impulsos eléctricos conectado a uno o dos pares de electrodos que son adheridos a la piel en la zona en que se pretende reducir el dolor, en este caso en la parte media y baja de la espalda. La mujer mediante un pulsador aplica la corriente mientras se produce la contracción. El estímulo eléctrico bloquea la transmisión del dolor hacia el cerebro, como ocurre con la acupuntura.

Los estudios acerca del TENS no no proporcionaban evidencia clara de efectividad analgésica de TENS durante el parto. La asociación entre el uso de esta técnica y el alivio del dolor fue débil, por lo que no se puede concluir la eficacia del método. Si que la sensación de control del dolor por la propia mujer, parece reducir la necesidad de analgesia.

 – Hipnosis: alteración de la conciencia para entrar en un estado de mayor susceptibilidad a la sugestión, favoreciendo la capacidad para modificar la percepción, la memoria y el potencial para el control de algunas funciones fisiológicas.  Con los datos disponibles hasta la fecha, puede concluirse que la hipnoterapia puede ser útil durante el trabajo de parto aunque depende sobre todo de la respuesta de la mujer a esta técnica. Sin embargo no existen pruebas concluyentes sobre su efectividad analgésica.

 – Musicoterapia o aromaterapia: son técnicas sencillas y que la propia mujer puede controlar y hacer que ayuden a relajarse. Los estudios hasta ahora no concluyen su eficacia.

  El hecho de que muchas de estas técnicas no estén avaladas por la ciencia, son consecuencia de la falta de estudios al respecto. No sería el caso del TENS altamente estudiado y demostrado la falta de eficacia analgésica, pero muchos de ellos como la acupuntura o la musicoterapia están poco estudiados y debemos esperar nuevos estudios con resultados concluyentes.

Por supuesto cada mujer es un mundo, y cualquiera de ellos pueden ir bien a una mujer y mal a otra. Lo importante es conocerlos y saber que contamos  con ellos, y por supuesto confiar en tu cuerpo, tu mente y tu alma y recuerda que lo que más te duele es el miedo.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

2 Responses to Métodos no farmacológicos para el dolor del parto

  1. Palo meque / Responder

    17 julio, 2013 at 07:16

    Me ha gustado mucho el artículo. Es una pena que no se puedan poner en práctica estas medidas aquí en Ciudad Real, a mí en mi parto no me dejaron levantarme de la cama ni un momento y quitando la epidural, que dieron por supuesto que me la quería poner, no me ofrecieron ni me informaron sobre ninguna alternativa. A ver si poco a poco cambia esta situación.

Leave a Comment

Mobile version: Enabled