Tlfnos: 686 193 611 - 649 071 466 - 627 515 473
Alimentación segura en el embarazo

Durante el embarazo la alimentación debe ser más completa y equilibrada que nunca. Deben cubrirse las necesidades extra que este periodo requiere, por lo que debemos incluir todo tipo de alimentos en nuestra dieta, incrementando el consumo de frutas, verduras  y disminuyendo aquellos con alto contenido en grasa y azúcares.

Las necesidades energéticas se ven ligeramente incrementadas en el primer trimestre, pero es a partir del segundo cundo esta necesidad es más patente y debemos aumentar el consumo calórico unas 340 Kcal diarias, como veis no he dicho aumentar el doble,  por tanto NO DEBEMOS COMER POR DOS . Es importante repartir la ingesta en 5 o 6 comidas diarias y superar los 2,5 litros de líquidos al día.

Debemos conocer que alimentos están prohibidos o restringidos durante el embarazo ya que pueden afectar nuestra salud y la de nuestro bebe

La toxoplasmosis es una enfermedad causado por un parásito que en la madre no causa ningún daño pero si atraviesa la barrera placentaria puede causar malformaciones en  el feto. Para prevenir contraerla durante el embarazo deberemos:

–       Cocinar muy bien la carne, no dejar la parte interior cruda.

–       Lavar bien las frutas y verduras. Evita tomar ensaladas en bares y restaurantes por no saber si su lavado ha sido el adecuado.

–       Lavar muy bien los utensilios de cocina y lava tus manos antes y después de manipular alimentos.

–       Manipular la tierra con guantes.

–       Tomar embutidos que estén bien curados, ante la duda congelarlos a -20ºC durante 24-72 horas, o cocinarlos. En el caso del jamón si ha visto en recientes estudios que tras una curación de 14 meses, no se encontraban parásitos. Si no conoces el tiempo congélalo o cocínalo antes de comerlo.

–       Si se tiene un gato doméstico, es muy difícil la transmisión , pero como prevención es mejor que otro miembro de la familia limpie las heces del animal ( que  es donde está alojado el parásito)

La listeriosis está causada por una bacteria muy resistente. Su infección puede causar problemas para el feto e incluso para el bebé una vez ha nacido puede desencadenar graves infecciones. Tendremos precaución con los siguientes alimentos:

–       Quesos y otros lácteos hechos con leche no pasteurizada ( se indica en el etiquetado)

–       Patés y salchichas caseras.

–       Y pescados ahumados.

–       La verdura debe lavarse bien y no comer el pollo crudo.

–       No dejar alimentos a temperatura ambiente más de dos horas.

En cuanto a los pescados, la administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) y la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) aconsejan a las mujeres en edad fértil,  embarazadas, s madres lactantes y a los niños pequeños hasta los 3 años que eviten comer pescados con alto contenido en mercurio, como son:

–       Atún rojo, tiburón, pez espada o emperador, caballa y lofolátilo .

Recomiendan por sus bajos niveles otros como el atún enlatado, el salmón, las sardinas, los arenques, boquerón o bocarte,la merluza, lenguado,  salmonete, anguila, jurel o chicharro común, verdel, palometa, camarones, trucha marina, cazón… (pescados más pequeños y que no acumulan tanto mercurio)

MERCURIO Y PECES

 

Con el pescado debemos también tener otra precaución, el anisaki, un parásito que se encuentra en el pescado crudo, o en el ahumado, salado, en vinagre o marinado que no se ha congelado previamente. Por ello debe ser congelado antes de su consumo.

 En cuanto a a la carne, a parte de su manipulación y correcta cocción debemos advertir sobre la carne cazada con plomo. Un informe del Comité Científico de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), dependiente del Ministerio de Sanidad, recomendó que no consumiesen carne de caza niños menores de 6 años, y mujeres embarazadas o que estuvieran buscando un embarazo. Ya que las cantidades de plomo de esta carne afectan al sistema nervioso central en desarrollo.

Por último y por todos conocido el eliminar completamente el consumo de alcohol, y limitar el de excitantes como la cafeína a 300mg/día. La  cafeína no solo está presente en el café si no que podemos encontrarla en refrescos de cola o chocolates.

Las recomendaciones van cambiando y cada vez sabemos más, somos lo que comemos y tu bebé es parte de ti. Cuídate y lo estarás cuidando.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Leave a Comment

Mobile version: Enabled