Tlfnos: 686 193 611 - 649 071 466 - 627 515 473
Prematuros. Sus derechos.

Toda mujer imagina su embarazo y su parto como una etapa preciosa, llena de cambios y con un resultado normal, como el de todas las mujeres. Pero de repente surge un problema, una situación que me rompe los esquemas y hace que todas mis prioridades cambien, mi bebé va a ser prematuro.

En un primer momento me agobio por cosas tan banales como que no tengo compradas todas las cositas para mi niñ@,no tengo la cuna en casa, no he limpiado la cocina…  pero después recapacito y me doy cuenta del verdadero problema, mi bebé nacerá antes de tiempo y correrá peligros con los que no habíamos contado, el miedo y la inseguridad aparecerá en nuestras vidas y no se irá hasta que vea a mi pequeño creciendo sano en casa al igual que el resto de niños.

Los padres de un bebé prematuro pasan por muchas dificultades, y el puerperio de una madre con estas características es más complicado aún si cabe ya que se encuentra con trabas y situaciones que no la ayudaran nada. Hablamos del ingreso del bebé , complicaciones en su salud, los horarios estrictos en uci, las dificultades con la lactancia, las idas y venidas al hogar, y no digamos si ya se tienen otros hijos a su cargo, entonces el estrés se multiplica por diez.

Desde este post quiero ayudar a esos padre con niños ingresados en uci en largos períodos que se encuentran con horarios rígidos que les impiden permanecer al lado de su bebé en todo momento.

Cuando un adulto es ingresado toda su familia se vuelca en cuidarlo y acompañarlo, los hijos, hermanos o cónyuges velan sus descansos nocturnos y le ayudan en sus actividades diurnas, le dan de comer, le peinan, le hidratan, lo besan y le hacen compañía, porque la compañía de los tuyos en momentos duros es primordial. A nadie se le ha ocurrido elaborar protocolos que digan “ las personas enfermas ingresadas en planta serán visitadas solo por un familiar cada tres horas coincidiendo con las comidas, en ningún momento pasarán dos familiares y las visitas no podrán prolongarse en exceso (juntamos una comida con la otra y eso no puede ser)”

 Pues en los bebés ingresado en neonatos si ocurre esto,  en muchas unidades neonatales hoy en día se sigue limitando el paso de los propios padres de esas criaturas cada tres horas, coincidiendo con las tomas, y en muchas de ellas los padres no pueden pasar  juntos, tienen incluso que alternarse dentro de estos horripilantes horarios, lo que por supuesto es un gran obstáculo para establecer el vínculo con el bebé y establecer una lactancia exitosa.

En otros muchos hospitales ni si quiera existen los “hoteles de madres” que son habitaciones destinadas a las madres de estos niños ingresados para que descansen entre unas visitas y otras, los padres tanto en el caso de que existan o no, se las tendrán que arreglar entre pasillos o en idas y venidas a casa.

Ya en 1986, el Parlamento Europeo se encargó de este tema, desarrollando la  Carta Europea de los niños hospitalizados en los que se desarrolla las características que debe tener un ingreso hospitalario de todo niño. De ella quiero resaltar dos puntos, que es lo que especialmente se vulneran en el caso de neonatos:

–  Derecho del menor a la hospitalización diurna sin que ello suponga una carga económica adicional a los padres.

–  Derecho a estar acompañado de sus padres o de la persona que los sustituya el máximo de tiempo posible durante su permanencia en el hospital, no como espectadores pasivos sino como elementos activos de la vida hospitalaria, sin que eso comporte costes adicionales; el ejercicio de este derecho no debe perjudicar en modo alguno ni obstaculizar la aplicación de los tratamientos a los que hay que someter al menor.

Os adjunto la carta completa que puede ser presentada en cualquier unidad neonatal como reclamación si cualquiera de los puntos no se cumpliese.

Según esta carta la hospitalización del niño debe tener unas características diferenciales del de los adultos y por supuesto no debe vulnerar derechos del niño como el derecho del niño a permanecer con sus padre desde el nacimiento o ser amamantado por su madre.

Por otra parte el ministerio de sanidad publicó en 2010 la GPC “Cuidados desde el nacimiento” en las que se recomienda basándose en la evidencia los siguientes puntos para los niños ingresados en Unidades Neonatales:

– Se debe favorecer el contacto físico y la interacción de los recién nacidos con sus padres y madres ya que se han demostrado beneficios  para ambos, adultos y niños/as. (Fuerza de la recomendación A)

–   Si la madre/padre lo desea podrá permanecer con el niño enfermo las 24 horas del día. (Fuerza de la recomendación I)

– El personal de la unidad neonatal debería atender tanto al recién nacido como a los padres. (Fuerza de la recomendación I)

–  Salvo que esté médicamente indicado, los recién nacidos enfermos no deberían recibir más que leche materna. (Fuerza de la recomendación A)

–  El niño debería estar en contacto piel con piel con sus padres el máximo tiempo posible. (Fuerza de la recomendación A)

–  Se debería permitir las visitas al niño y a los padres de otros miembros de la familia como hermanos y abuelos. (Fuerza de la recomendación I)

Si te encuentras en una situación como esta o has pasado por ella, no dudes en reclamar lo que es vuestro, simple y llanamente el derecho a estar  juntos.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Leave a Comment

Mobile version: Enabled