Tlfnos: 686 193 611 - 649 071 466 - 627 515 473
Día del sueño feliz

Hoy 29 de Junio es el Día Mundial del Sueño Infantil Feliz, con esta entrada quiero ayudar a los papás a comprender el sueño de sus pequeños y evitar el uso de métodos de adiestramiento por las secuelas que puede dejar en nuestros niños.

El sueño es como el comer, o el hacer pipí, una necesidad básica que todo niño tiene y que sabe hacer perfectamente, de hecho ya en el útero el niño duerme cuando le place, y diréis ¿ porqué en el útero se duerme sin problemas y cuando nace hay que dormirlo? Pues muy sencillo, en el útero el bebé se siente arropado, protegido y acurrucado por su mamá que además con sus movimientos y su voz lo balancea y crea un ambiente maravilloso para dormir tranquilito. Cuando el bebé nace, es aún un fetito con unos minutos u horas más y por tanto NECESITA las mismas condiciones que en útero para su correcto y sano desarrollo, es lo que llamamos uterogestación, recrear las condiciones uterinas ya fuera del útero hasta que el niño tiene 6-9 meses para favorecer su maduración proporcionándole amor, protección, brazos y mamá.

Por ello para que el bebé se duerma tranquilo tiene que sentirse seguro, un bebé que está solo cree que estará solo siempre, no sabe que volverás y por tanto no se duerme. Si está contigo, en tus brazos, en tu cama, se dormirá sin ningún problema.

Los métodos de adiestramiento consisten en dejar al bebé solo en su cuna llorando y pasar cada poco tiempo a decirle  que estás ahi sin tan siquiera tocarlo, volviendo a salirte de la habitación y dejándolo otra vez solo y con miedo. Se va pasando cada X tiempo, un tiempo que se va ampliando con los días. Finalmente el niño agotado deja de llorar y se duerme, ya ha aprendido que sus padre no responderán a la única señal que tiene para la supervivencia, llorar.

Estos métodos no enseñan a dormir, lo que hacen es provocar un shock emocional que altera hormonas encargadas de las emocionones, estos niños aunque dejen de llorar siguen presentando niveles de cortisol altos, es decir siguen teniendo miedo pero no lo expresan. Simplemente han llegado a la conclusión de que no merece la pena llorar porque nadie les atenderá. Cuanto más pequeño sea el niño mejor funcionará, ya que es más fácil producir shock en bebés más pequeños.

Las secuelas más importantes de estos métodos a corto, medio y largo plazo son trastornos de ansiedad, de apego, indefensión aprendida, síndrome de estrés postraumático. Alteraciones reparables si, pero irreversibles, y que pueden no manifestarse en la infancia pero aparecer en la vida adulta.

El método Estivill le funciona a los padres pero ya sabéis lo que hace a los  bebés, respetemos y amemos a nuestros niños porque ellos lo merecen.

Os recomiendo, por supuesto, el libro Dormir sin Lágrimas de Rosa Jové, una psicóloga infantil y madre que se preocupa del bienestar de nuestros niños y nos hace entender su maduración.

En el día del sueño feliz os recomiendo que sigáis vuestro instinto y disfrutéis al máximo de vuestros niños, despiertos y dormidos.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Leave a Comment

Mobile version: Enabled