Tlfnos: 686 193 611 - 649 071 466 - 627 515 473
Alimentación complementaria saludable en el bebé.

Las recomendaciones de la OMS (Organización mundial de la salud) y la AEPED (Asociación Española de Pediatría) están claras con respecto a la alimentación complementaria en el bebé. Seis meses de lactancia materna exclusiva y a partir de este momento complementar la leche materna con otros alimentos hasta los dos años como mínimo.

Y seis meses son eso, mínimo los primeros seis meses del niño, este el bebé en un percentil 3, 50 o 90. Algún día os hablaré en profundidad de los percentiles, esas medidas que parecen examinar a nuestros bebés en cada revisión.

En el documento “Alimentación de los lactantes y de los niños pequeños: Normas recomendadas por la Unión Europea” que pueden consultar en la misma página de la AEPED http://www.aeped.es/sites/default/files/2- nos da recomendaciones básicas con respecto a la introducción de otros alimentos, dejando muy clara una cosa “La leche materna debería seguir siendo la principal fuente nutritiva durante todo el primer año de vida”.

Es decir, el pecho primero y el resto de alimentos la complementan, como su propio nombre indica. Por ellos las cantidades que debe comer el bebé son pequeñas, no son raciones como las del adulto, ni mucho menos.

El niño debería estar preparado para la introducción de alimentos, por ello se especifica en este documento que debe iniciarse a los 6 meses cumplidos, es decir, el fin del 6º mes de vida (180 días), cuando el niño tiene 26 semanas de edad, en comparación con el inicio del 6º mes, cuando tiene 21-22 semanas de edad. En el caso de prematuros hablaríamos de 6 meses de edad corregida.

La introducción de forma temprana puede ocasionar que otros alimentos desplacen a la leche, siendo estos menos calóricos y nutritivos (un puré de verduras tiene muchísimas menos calorías que una toma de teta). Además se podría reducir la producción de leche y favorece el destete temprano. Antes del sexto mes puede que muchos alimentos no puedan digerirse, provoquen alergias, o produzcan diarreas y malnutrición por la inmadurez de su sistema digestivo.

Aun así seguimos encontrando es muchas de esas desfasadas hojas comenzar de manera temprana y dar el pecho de postre.
La alimentación complementaria suele iniciarse con los cereales, frutas o verduras, aunque da igual el alimento con el que comencemos, siempre y cuando sea apto para la edad del niño.

El alimento con el que empiece tu bebé va a depender de donde vivas, ya que estas pautas de introducción son algo cultural, mientras en el centro de salud de tu barrio te indican zumo de naranja a los 4 meses en una de México te dicen que no metas la naranja hasta los 2 años por ser un alimento demasiado ácido para el bebé.

Elijamos empezar por donde elijamos, hay una premisa, el alimento debe ser lo más natural y fresco posible, sin procesar y sin sal ni azúcares añadidos. Empezando poco a poco e introduciendo un alimento nuevo cada dos o tres días (evitando los alimentos nuevos en la noche), sobre todo los potencialmente alergénicos.

Si comienzas con fruta o verdura, ve una por una, explica a tu bebé su nombre, deja que lo toque y lo prueba y aprenda lo que es comer con gusto y disfrutar de todas esas sensaciones. Y en cuanto a los cereales recuerda la premisa, uno por uno y lo menos procesados posible, y…¿en la farmacia hay de eso? Pues no, están en los mercados. Pan, arroz, avena, pasta… puedes empezar por cualquiera de ellos y evitarás azucares innecesarios y podrás continuar con la autorregulación adquirida con la lactancia materna.

Eso autorregulación es algo maravilloso, es la capacidad que tiene el bebé para comer lo que realmente necesita, cuando realmente lo necesita.. Comienza con la lactancia materna, y puede continuarse con la alimentación complementaria, siempre y cuando esta no esté llena de azucares , sales y grasas, ya que estos componentes hacen que el bebé no solo coma por hambre, si no por gula, como ocurre en los adultos.

Prevendrás así una de las pandemias de este siglo, la obesidad infantil, y además dejarás a tu bebé la mejor herencia, unos buenos hábitos alimenticios.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

4 Responses to Alimentación complementaria saludable en el bebé.

  1. Carmen / Responder

    17 febrero, 2016 at 18:19

    Qué bien que escribáis estas entradas y más gente pueda conocer el método y que pena no seguir en ciudad real disfrutando con vosotras. Un besico

    • Maria Ramirez / Responder

      1 marzo, 2016 at 20:10

      Gracias Carmen, la verdad en que merece la pena vivir y disfrutar una alimentación complementaria sana con nuestros bebés. Estás muy cerca de nosotras Carmen. Un abrazo.

  2. Beatriz / Responder

    17 febrero, 2016 at 23:07

    Fenomenal!!gran post,un abrazo y gracias por esta brillante aportación que nos hacéis a las madres.

    • Maria Ramirez / Responder

      1 marzo, 2016 at 20:08

      Gracias a ti Beatriz, por compartir y comentar. Vosotras también nos aportáis a diario.

Leave a Comment

Mobile version: Enabled